Mail "Matt" Jeevas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mail "Matt" Jeevas

Mensaje por Matt el Vie Ago 24, 2012 3:15 am


Mail “Matt” Jeevas

.• Identidad Corporativa: Matt.
.• Edad: 21.
.• Cargo: Hacker, sicario, seguridad, stalker profesional, etc. Toma todo trabajo sucio que pueda hacer dentro y fuera de Pentex. Cuando éste escasea se dedica al mantenimiento de computadoras.
.• Rango: Empleado.
.• Sexo: Masculino.
.• Nacionalidad: Inglés.

Datos de personaje

Descripción física:
Su imagen no es de ningún modo imponente, ni siquiera muy notoria en público. Caucásico, es de piel clara, cabello de un tono marrón rojizo, suficientemente corto para no salir de lo normal, y ojos de color marrón oscuro, aunque grandes y muy expresivos, pese a sus intentos de aparentar seriedad. Por lo demás, es un tanto bajo de estatura, delgado y liviano por mala dieta y de aspecto poco saludable, pues sus malos hábitos de sueño le confirieron ojeras ya permanentes y un cierto aire de nerviosismo a sus movimientos. A fin de cuentas, más que normal podría situársele un tanto por debajo de esa línea.

Descuidado de su apariencia personal, no se molesta en verse ordenado ni peinarse seguido siquiera; afortunadamente su cabello es liso y con un par de sacudidas de cabeza se acomoda decentemente. Su aspecto cansino se disimula mayoritariamente bajo un par de grandes goggles de tinte amarillo, aún así, no hay modo posible en que pueda parecer serio, si se toma en cuenta que viste comúnmente con jeans, botas, remeras a rayas y usualmente una chaqueta sin mangas algo larga y no muy sobria de bordes en peluche crudo. Sólo sus guantes aptos para el manejo cómodo de armas delatan que tenga idea alguna de lo que hace.

Pese a su constitución delgada no es débil ni desprovisto de musculatura, aunque lo suyo es mucho más la precisión que la fuerza. Cabe agregar, también, que no está acostumbrado en lo absoluto al contacto personal y la mayoría del tiempo prefiere rehuir lo físico, pues se le incomoda fácilmente.

Descripción psicológica:
Lo básico de su mente es la muy mala combinación de una gran inteligencia y habilidad natural con el desinterés total, la negligencia, la flojera y los vicios. Lo único que le motiva, al fin y al cabo, es su propia diversión, pues supone que sin importar lo que suceda con el mundo, quién esté a cargo de qué y qué partido político vaya ganando, él se encontrará un modo de seguir sobreviviendo. Se conforma con el mínimo indispensable y un poco menos. Si algo no le divierte lo abandona, es malo manteniendo responsabilidades por éste motivo y peor aún cumpliendo horarios.

Es distraído pero de carácter tranquilo, optimista y afable, amistoso cuando habla uno a uno (descontando que sea con una chica; no sabría qué decir) y tímido en grupos. Es muy paciente y casi nunca se enoja, aunque sí se aburre con extrema facilidad. Sus habilidades sociales son torpes, como máximo, pues siempre ha sido un solitario; se le averguenza con facilidad, tiende a atascársele la lengua para hablar y rehuye estar en público cuanto puede.

Se contenta bastante con seguir órdenes y permitir que otro le de un objetivo a seguir, pues si bien no tiene mucha ambición personal, sí tiene iniciativa y es capaz de encontrar el modo de realizar cualquier operación, proyecto o demás en que se motive a trabajar. Como seguidor natural tiende a la lealtad extrema hacia quien tome el puesto de líder para él, ya sea un jefe o un amigo, no tiene problemas con los mandados incluso si el tono de éstos no es muy bueno, pues tiene un carácter difícil de exasperar y una ligera desconexión soñadora con su entorno. Es un poco confiado, pero no vanidoso ni orgulloso. Podría decirse que tiene cierto complejo de ser el #2 y vive perfectamente bien con ello, sin aspirar a ser el protagonista en nada.

Historia
Desde su temprana infancia vivió en una institución privada en Inglaterra, una especie de instituto que seleccionaba a sus jóvenes residentes según sus capacidades intelectuales, conocido como Wammy’s House. A conocimiento público se trataba de un orfanato común, y si bien en muchos casos sí ingresaban huérfanos, otros eran deliberadamente internados. Él no recuerda realmente cual fue su caso. No tiene memoria de sus padres ni de un hogar antes del orfanato, ni le preocupa mucho el asunto, dejando al director de dicha institución como único conocedor de su nombre real y procedencia, pues él no tuvo problemas con tomar el nombre que la institución le daba como su única identidad.

Pese a las grandes expectativas que el director tenía para él, el cuarto alumno más destacado, “Matt”, sufría de una severa falta de interés en casi todo. Era extremadamente difícil hacer que cumpliera con los deberes escolares, pues sólo tomaba los pocos que le gustasen, haciendo complicado el medir sus capacidades. Lo único que sí parecía gustarle eran los electrónicos, y se le veía comúnmente acaparando los videojuegos disponibles o pasándose el tiempo en la computadora. Sus tendencias sociales, en tanto, eran bastantes distantes, siendo un muchacho retraído y con ciertas dificultades para relacionarse. Felizmente se dejaba a sí mismo caer el segundo plano bajo la gloria de los otros alumnos destacados, de los cuales el tercero, el más revoltoso del orfanato, era su único amigo (o persona con quien podía estar sin sentirse incómodo).

Su conducta poco social sólo se agravó con el paso de los años; se volvió adepto en lo poco que le interesaba y fue abandonando todo lo demás, aunque una leve adicción a internet sumada a los intentos de los maestros de pasar mil temas por él para conseguir que desarrollase más talentos, le hizo poseedor de una pequeña fortuna de conocimientos generales y datos inútiles en las áreas más extrañas de conocimiento. Por supuesto, no aplicaba esto a nada más que ser el segundón de su mejor amigo y seguirle en sus proyectos y emprendimientos, pues le sobraba iniciativa para ayudar cuando le mandaban a hacer algo en específico, pero le faltaba ambición para generar proyectos propios.

Eventualmente, las mentes brillantes de Wammy’s House abandonaron la institución para convertirse en luminarias del futuro, consultantes, consejero e importantes detectives. Y Matt, a quien no le motivaba ni la fama, ni la fortuna, ni el mismo estado en que pudiese estar el mundo, permaneció en el orfanato hasta una edad más avanzada que cualquier otro. Apenas a los 16 años le venció el aburrimiento y se retiró a América para ir en busca de su mejor amigo, su única fuente de algo bueno qué hacer, asistiéndole en el caso en el que trabajaba. Se le involucró en la yakuza un par de años, apasionándose por las armas y el tráfico, aunque su “líder” le prohibía expresamente revelar que era sólo una extensión de su gusto por los videojuegos tipo shooter.

Colaboró en la captura del criminal que más adelante sería el experimento #000. En el proceso se le presumió muerto a él y a dos compañeros del orfanato; él mismo desconoce si es cierto o falso respecto a los demás. Sin un rumbo fijo qué seguir, permaneció en Estados Unidos, mudándose de Los Angeles a Nueva York para vivir con un amigo que conoció por internet, compartir un piso estrecho e incómodo y hacer lo que mejor se le daba: realizar las ambiciones de otros, por un precio bastante bajo pues se dedicaba a lo que le divertía. A modo de trabajo de medio tiempo se convirtió en una suerte de guardia en horarios extraños para un informante a quien tiene en estima más que nada por ser japonés; la cultura pop y los videojuegos le tienen al país en un pedestal.

Al poco tiempo de estar en la ciudad, a Matt le fue ofrecido un puesto en seguridad especial para la corporación Pentex, el cual rechazó por ser muy exigente y tener un horario fijo. Sus empleadores estuvieron felices de ofrecerle menores cantidades de dinero por hacer esencialmente lo mismo pero a su modo, siendo un empleado menor al que llamaron un par de veces para borrar registros de inmigrantes. Tras la fuga masiva, se le empleó también como rastreador y sicario, aunque sus tareas son escasas y poco constantes. Resulta más que obvio, incluso para él, que la compañía valora su obediencia pero repudia su falta de dedicación.

Pertenencias:
    ♦ Su auto es una versión modificada Chevrolet Chevelle SS 454 de 1970.
    ♦ Un rifle tipo sniper M107 calibre 50 y algunas pistolas de 9mm.
    ♦ Un par de goggles que lleva a todos lados.
    ♦ Una extensa colección de consolas y videojuegos, 4 PCs armadas, un par de laptops y otros ordenadores en variados estados de desmontamiento.
    ♦ Una colección de cámaras fotográficas, desde poderosos modelos para trípode hasta minúsculos para esconder, así como el equipo de audio acompañante.
    ♦ Posters, figuras y merchandise variado.
    ♦ Un teléfono celular para contacto exclusivamente con Pentex y otro para trabajos por fuera. Ya que no tiene pocos amigos cercanos con quienes mensajearse, el segundo teléfono de trabajo le hace las veces de celular personal.


Gustos y disgustos:
    ♦ Snacks y comida chatarra, los cuales constituyen la mitad de su dieta.
    ♦ Videojuegos y otras formas de ocio, como cine y vagancia en internet.
    ♦ El género de terror en películas, novelas y juegos, aunque es difícil impresionarle, cuando se logra le afecta bastante. Es muy débil al género cibernético de historias supuestamente verídicas conocido como “creepypasta”.
    ♦ Fumar y beber café, sus adicciones principales.
    ♦ La gente decidida y ambiciosa.
    ♦ Tener una idea clara y concisa de qué debe hacer.
    ♦ Los clichés le son graciosos.
    ♦ Lo bizarro y fuera de lo común.

    ♦ El órden. Su espacio personal es un caos, algunos dirían que una pocilga, y sus hábitos son la espontaneidad misma.
    ♦ Realizar las tareas de la casa, aunque por costumbre y obligación es suficientemente bueno en ello. Excepto en la cocina.
    ♦ Salir de casa.
    ♦ Socializar; tiende no sentirse cómodo con desconocidos fuera del ambiente laboral.
    ♦ Las responsabilidades en general.
    ♦ Las cosas en serie, las repeticiones, la falta de originalidad.


Otros:
- Su puntería y reflejos son formidables, aunque si se le pregunta dónde aprendió, apenas mencionará su entrenamiento y práctica. Más bien, citaría Call of Duty, House of the Dead, Splinter Cell, Metal Gear...

- Si bien es diligente y no hace muchas preguntas en su trabajo, si se le da pié a indagar más será el peor de los metiches y poseedor de información para su propio entretenimiento.

- Tiende al insomnio, pero cuando sí duerme, suele ser de día.

- Ocasionalmente fuma marihuana. No le llaman mucho otras drogas, aunque en compañía es influenciable a probar.

- Sabe conducir. Más que eso, es un experto en maniobras al volante.

- De pequeño era zurdo, pero se volvió ambidiestro por práctica.

- Le gusta el manga y el anime, y envidia infinitamente a su mejor amigo por haber estado en Japón sin él.

- Pese a que solamente conoce su voz, tiene gran agrado por el director de Pentex por su forma poco seca de hacer negocios.

-------------------------------------

Imagen del personaje
Spoiler:



Procedencia de la apariencia:
Mail Jeevas (Matt) – Death Note
avatar
Matt

Fecha de inscripción : 16/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mail "Matt" Jeevas

Mensaje por Genoma humano el Vie Ago 24, 2012 3:35 am

Ficha aceptada~

En la brevedad se le dará color y se agregarán registros.

Bienvenido a Ecuación Humana.
avatar
Genoma humano
Admin

Fecha de inscripción : 01/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.