Día normal [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Día normal [Libre]

Mensaje por Jade Harley el Vie Ago 24, 2012 11:35 pm

Era un día normal de trabajo en la cafetería, aunque últimamente los días habían empezado a ser más cálidos y eso la alegraba enormemente, pues le habían permitido decorar con algunas flores las mesas de los clientes, y en sus momentos libres (donde se dedicaba a resolver puzzles o dibujar) podía sentir la refrescante brisa del verano en sus mejillas. ¡Era una hermosa y perfecta época! Realmente no podía pedir más, pues había menos aroma a café y más a frutas (los refrescos subían su demanda), lo que parecía recordarle una infancia que... que, realmente, no recordaba en absoluto: solo era la sensación de que algo así había sido. No era que importase mucho en ese preciso momento pues estaba ocupada poniendo una taza de café en la bandeja para hacer su entrega, haciendo un dibujo de un sol en la espuma. Llevó alegremente la entrega a la mesa 5 cuando un cliente llegó al lugar, y animada se acercó para tomar su orden, sacando su libretita de apuntes y el lápiz.

- Buenas tardes! Bienvenido al café, ¿qué desea? - preguntó animada y con una sonrisa en la cara, con el lápiz dispuesto a escribir.

________ La ecuación Humana ________
avatar
Jade Harley

Fecha de inscripción : 23/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Matt el Miér Ago 29, 2012 1:40 am

Matt estaba fuera de su elemento y se sentía tan confuso que habría parecido un turista primerizo, de paso en una ciudad que no conocía. Y era que, pese al largo tiempo que ya llevaba viviendo en Nueva York, había minimizado tanto sus salidas a la calle que ahora era incapaz de navegar la gran manzana por más de media hora sin acabar perdido. ¿Acaso no estaba en el centro? Tenía la impresión de que eso debía ser suficiente para guiarse un poco, pero lo que podía definirse como "centro" resultaba ser una zona demasiado amplia...

Hace rato había dejado de vagar y había cerrado también la aplicación de Google Maps en su teléfono celular; ni siquiera estaba pudiendo encontrar el lugar en que estaba parado en ese momento, era inútil. Ahora sólo podía hundirse en la silla del café que había elegido para intentar pedir indicaciones. sintiendo una ligera ansiedad. Al menos locales de éste tipo se tornaban menos concurridos en verano, siendo él apenas el sexto cliente dentro, sentando en la mesa más apartada del resto. Tenía la impresión de que sonaría descortés si pedía indicaciones sin comprar nada, así que esperaba a ser atendido.

Apoyó la mejilla derecha contra el vidrio del ventanal, cerrando sus ojos un momento. Tardaría en volver a casa, lo presentía.

Sólo abrió sus ojos al oír una voz femenina llamar su atención, y enseguida se enderezó en su sitio. - ¡L-Latte! - Se apresuró a pedir su tipo favorito de café, un impulso nacido del hecho de que no se acostumbraba jamás a tratar con chicas y tendía al nerviosismo. Enseguida su mente procesó lo que su boca había emitido y se reprochó por pedir algo caliente en verano, ya debía sonar extraño. - No, digo, agua-- - ¿Sólo agua? ¿Quién demonios iba a un local a pedir un vaso de agua? - ...¿helado, si te queda? -

________ La ecuación Humana ________
avatar
Matt

Fecha de inscripción : 16/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Jade Harley el Jue Ago 30, 2012 3:54 pm

- Un café Latte... - susurraba para si misma mientras anotaba, mirando al joven, que parecía algo nervioso. Miró por la ventana, podría haber algo que haya visto que al hombre le llamó la atención? Pero afuera todo iba normal, los vehículos pasaban, la gente caminaba, y la brisa seguía moviendo con suavidad los cabellos de las personas. Volvió su vista al joven, el que rápidamente se corrigió. - Agua. - dijo animada, anotando sus palabras. - Helado? Claro que hay! Tenemos muchos sabores y tipos, cuales quieres? - le preguntó, mientras le entregaba una ficha con la variedad de sabores que había y atrás los tipos: habían copas de helado, café helado, copas infantiles, helados de cono, en fin, gran variedad. - También tendré que traerte agua, así disfrutaras mejor de cada sabor de helado que escojas - le comentó con una sonrisa, arreglándose las gafas y tachando suavemente la orden del café. Era usual que los clientes estuvieran algo indecisos, y le gustaba escribir, así que, por supuesto, no le molestaba en absoluto si le cambiaban la orden 2, 5 veces. Un nuevo cliente había llegado a otra mesa, y se puso ansiosa, habían cosas que hacer y debía hacerlas. - Mientras decides iré a tomar otra orden, no hay problema con eso? Traeré tu helado primero de todas formas - le informó, sin esperar su aprobación, y se retiró a la siguiente mesa. Tomó la orden, no debió de tardar más de 2 minutos, y volvió donde Matt. - Ya haz decidido? - preguntó, animada, con una amplia sonrisa en la cara y los ojos observandolo atenta, como un niño que espera una sorpresa.

________ La ecuación Humana ________
avatar
Jade Harley

Fecha de inscripción : 23/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Matt el Miér Sep 05, 2012 12:58 am

Parpadeó varias veces, sin decidir si debería alegrarse por la buena disposición de la mesera al tomar su excentricismo con tal naturalidad o avergonzarse, pues probablemente sólo estaba sintiendo lástima por él. Realmente estaba perdiendo filo estos días, habría agradecido que le atendiese un hombre, pero lo cierto era que necesitaba relajarse... asintió mudamente, decidido a tomarse las cosas con optimismo. La muchacha parecía más que feliz de hacer su trabajo, de todos modos. En cuanto ésta se fue, sin embargo, el pelirojo se encorvó por sobre la mesa hasta apoyar el mentón sobre la superficie, sosteniendo la colorida carta de helados frente a sus ojos; esta vez llevaba los goggles sobre la cima de la cabeza y veía con claridad. Mientras tanto, formulaba en fuero interno el modo más viable de pedirle ayuda.

La velocidad de la muchacha era sorprendente. Asumía que se trataba de una de esas personas tan poco comunes, la clase trabajadora que quería trabajar. Se irguió de inmediato, pese a que ciertamente ya había sido visto en aquella pose miserable, y gesticuló con la mano para que la mesera se acercase. - Oye, ¿puedes... puedes darme una mano? Tengo que volver a casa, es por la autopista al final de la 26, y no tengo idea de donde estoy... - No era uno de los barrios buenos, en definitiva, pocos sabrían guiarse en esa zona, pero lo intentaba. Juntó sus palmas en un gesto de ruego al mirarle. No había fumado en un par de horas, quizás eso le afectaba también. Le era mucho más fácil tornarse ansioso e inquieto sin ello. Como fuera, tanto el optimismo como el pesimismo le equivalían a comer porquerías, y tenía que justificar el tiempo que le quitaba a la chica de las grandes gafas, así que... - Ah, eh-- cono de 3, chocolate, limón y chocolate. -

________ La ecuación Humana ________
avatar
Matt

Fecha de inscripción : 16/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Jue Sep 06, 2012 3:03 am

Parecía un turista, o es que no fueran comunes, pero él definitivamente era un turista. No solo por su piel blanca como el papel en pleno verano, si no por que andaba cargando una mochila y un bolso bastante lleno. Vestía con una camisa blanca de manga larga que disimulaba las vendas de sus manos, en su rostro también presentaba vendas y ocupaba una muleta para avanzar apoyando apenas su pierna, los jeans ajustados azules dejaban en claro que no la tenía enyesada si no que era algo más permanente.

No prestó atención a las personas dentro del local, solo buscó una mesa contra la pared buscando con la mirada hasta encontrar una con un tomacorrientes. Tomó asiento dejando la muleta apoyada contra la pared, el bolso en el piso bajo la mesa y quitándose la mochila de su espalda para dejarla en la otra silla. Se sentó y sacando su portátil con el cargador lo enchufó sin siquiera preguntar enseguida entrando a un conocido sitio de blogs ingresando su contraseña y usuario mientras esperaba ser atendido.

Su cabello blanco y mirada carmín claramente resaltaba de las personas promedias, y su cabello corto y peinado de forma desordenada dejaban asomando entre los mechones blancos una mancha negra tras su oído algo más baja que la línea de la oreja, casi donde nace su cuello.

________ La ecuación Humana ________
Spoiler:
avatar
Gilbert Beilschmidt

Fecha de inscripción : 20/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Jade Harley el Mar Sep 11, 2012 8:51 am

El joven se había encorvado sobre la mesa, estaría cansado o algo así? No lograba comprender del todo qué podría suceder, pero lo importante ahora era tomar su orden. El muchacho le hizo un gesto de que se acercara, y sin dudar acercó su rostro para escucharlo mejor. Al parecer estaba perdido, y además un poco... desesperado? pues juntó sus manos en un gesto de suplica, con mucho enfasis. Esperaba no confundir sus gestos y le sonrió amablemente, explicandole como podría encontrar la calle.

- La 26 está a 2 cuadras de aquí - dijo, apuntando hacia su izquierda con el lápiz. - En el semáforo, doblas a tu izquierda y te encontraras con un cartel que indica la autopista - le dijo animada, pues si necesitaba ayuda, debía darsela. Y ya que había cumplido esa tarea, lo miró ansiosa para tomar su orden del helado. - Cono de doble chocolate y limón. Un segundo, ya vengo! - dijo entusiasta, retirandose casi a saltitos a entregar la orden para que lo preparasen. Se balanceaba sobre sus propios pies esperando el helado, cuando llegó un nuevo cliente.

Se acercó rápida hacia el hombre, aunque algo... ¿asustada? pues iba lleno de vendas y con una muleta, además de una mochila y un bolso, ambos que se veían bastante cargados, y eso podría traerle problemas, quizás necesitaba ayuda para llegar a un sitio también? Aunque parecía bastante tranquilo usando la computadora portátil.

- Buenas tardes, puedo tomar su orden? Aquí tiene la carta - dijo con una sonrisa en el rostro, acercándose para dejar la carta a un lado de él, notando, ligeramente, unos números tras su oreja, casi tocando el cuello. No pudo ocultar el asombro y se tapó la boca con la libretita de notas, llamando la atención del peliblanco. Lo miraba, pero no decía nada, cuando los cocineros la llamaron que la orden del helado estaba lista. Inclinó torpemente la cabeza a modo de pedir permiso para retirarse.

Era un experimento! Estaba segura que era uno! Qué número sería? Cómo estaría su vida ahora? Quería preguntarle tantas cosas, pero cómo? Aunque con ese gesto claramente había llamado su atención, pero él podría pensar cualquier cosa! Podría pensar que era de Pentex o un civil cualquiera que quiere entregarlo... O quizás no tenía interés en saber de otros experimentos, lo que la desanimaría un poco pero sabría que esta vivo y debería concentrarse en buscar a los demás experimentos que quedan. Debía calmar su ansiedad y así lo hizo, llevando el helado y un vaso de agua al muchacho de los googles. - Que disfrute su orden! Cualquier cosa no dude en llamarme, si? - afirmó con una sonrisa, arreglando sus gafas y dirigiéndose donde el peliblanco. Tragó saliva, debía ser fuerte! No haría nada hasta estar segura que el muchacho era un experimento, estaba creyendo que lo había imaginado todo este tiempo, y debía atender bien a todos los clientes. Al llegar ahí le sonrió, tan amablemente como a todos y sosteniendo el lápiz y la libreta, preparada para anotar. - Ya ha decidido para tomar su orden?

off: Lamento la demora! Tuve que entregar unos trabajos, la próxima semana tendré más tiempo c: y tambien lo siento por el post, quedó un poco largo ahahaha orz

________ La ecuación Humana ________
avatar
Jade Harley

Fecha de inscripción : 23/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Matt el Mar Sep 11, 2012 8:14 pm

A fin de cuentas, no era todo tan malo. Estaba pasando mucho rato fuera de casa y fuera de su área de comodidad, pero la chica había sido bastante gentil con su notoria torpeza social, y eso le ayudaba. Volvió a encorvarse un tanto, mirándola ir y venir con una cierta admiración en sus ojos ampliamente abiertos, apoyando solamente sus codos sobre la mesa esta vez. Por otro lado, no estaba seguro de si podría encontrar el camino de vuelta sólo con eso, tenía que llegar al mismísimo final de la calle 26 y no sabía si, desde donde le indicaba la chica de las gafas, eso era yendo calle arriba o calle abajo. Y luego tenía que guiarse en la autopista para encontrar el barrio... se imaginaba que desde una zona tan linda de la ciudad, céntrica además, sería un viaje bastante largo hasta las zonas menos pintorescas que tenía por hogar.

Como fuera, ya había molestado bastante y la idea de pedir más ayuda rayaba demasiado en su lado tímido, por lo que sólo pudo dirgirle una pequeña sonrisa y un "gracias" por lo bajo a la mesera, quedándose en su mesa mientras sopesaba opciones y distrayéndose con la curiosa aparición que era el albino de la muleta. ¿Qué podía hacer para no perderse aún más?

La reacción de la muchacha le hizo dar una segunda mirada al hombre tan lastimado que se sentaba casi directamente frente a él, más minucioso ahora. Sin cambiar su postura para no parecer que reaccionaba de ningún modo a su presencia, se limitó a comer su helado de a lamidas cortas mientras esperaba a que el albino se acomodara, a poder verle el rostro o...

El hombre se sentó con la espalda hacia él. Tras su oído, el código serial era una mancha negra completamente obvia en contraste con una piel pálida y cabello casi blanco. Afilando la mirada, Matt sacó un teléfono celular plateado de su bolsillo, no el que usaba comúnmente sino uno que reservaba para fines específicos, y tecleó un mensaje de texto sin quitar la mano de debajo de la mesa, apenas reclinándose en su silla para dar una mirada rápida y confimar haberlo hecho bien.

Le conocía, lo sabía por seguro ahora. Era Beilschmidt. Figuraba en la lista de cada uno de los cazadores contratados para encontrar a los 100 desaparecidos, pues era el más fácil de detectar; eso le era indudable ahora, viéndole en un lugar público sin hacer el menor intento de esconder la marca que llevaba. Pero, ¿y la chica? ¿De dónde le conocía? Pensando con rapidez, supuso que lo más viable era que ella también lo hubiese notado, quizás con temor. Alzó la mano en silencio para llamarle la atención, su semblante mucho más tranquilo ahora, aunque seguía teniendo aquel aire de muchacho jóven que no sabía mucho de nada para ahorrarle el parecer sospechoso. Esperó a tenerla al alcance, o al menos de su lado del local, para musitar. - ¿No es él uno de los...? -

________ La ecuación Humana ________
avatar
Matt

Fecha de inscripción : 16/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Mar Sep 11, 2012 10:58 pm

Spoiler:
Para nada me molestan los post largos <3 y descuida, todos tenemos vida fuera del foro

Se acomodó en su lugar bastante rápido, como si fuese un cliente asiduo por más que sería la segunda o tercer vez que entraba en esa cafetería en particular. Distraídamente subió su mano para rascarse tras su oreja sobre el tatuaje, comenzó a picarle repentinamente como si algún insecto le hubiese mordido en ese momento. Sus uñas cortas rascaron la blanquesina piel dejándola ligeramente más colorada por lo sensible de la misma. La voz de la joven le hizo distraerse del bloque de texto he imágenes que se mostraba en el blog volviendo su rostro hacia ella.

No parecía consciente de lo que ocurría a su alrededor, no siquiera miró la carta cuando fue ofrecida, apenas dio un vistazo fugaz a la camarera que se le había acercado. Su voz fue cascosa, algo ronca y gruesa, años de cerveza y exposición a climas fríos en su niñez le habían dejado la garganta como una lija. Corrió un poco la computadora portátil para dejar espacio a que trajese su orden - Una cerveza, bien fría, en jarra de vidrio. - hizo una ligera pausa como si aún pensara en si tenía hambre o no y agregó enseguida a la orden, esta vez mirando más fijamente a la joven con su ocelos carmines ligeramente afilados por la concentración de la complicada explicación que estaba dispuesto a dar, ayudandose con sus manos para ilustrar lo que decía - Y... ¿tienen de esos panes que son como en espiral, dulces, que a veces vienen con anís o jalea de manzana? Creo que son daneses o por esos lados. Les ponen como un almíbar arriba que los deja brillantes. No recuerdo sus nombres... Scheisse... - la picazón volvió a azotarle tras su oreja rascando nuevamente desviando la mano vendada a tras su oreja pasando esta vez solo sus dedos para no dañarse, sabía que si se rascaba mucho llegaría a sacarse sangre con lo brusco que era para hacer las cosas, distraído volvió a bajar su mano y chasqueó un par de veces sus dedos aún buscando la palabra - lo tengo en la punta de la lengua y no me sale su nombre. Pero no hace mucho comí aquí de eso... ¿o fue en la cafetería de enfrente? Ah bueno, no importa. Gosh... si no tienes ¿que otros pancitos dulces tienen? - el marcado acento alemán y la velocidad con la que hablaba se le hacía algo complicado de seguir pero la constante sonrisa y el volumen estridente de su voz hacía que de una manera u otra todos los clientes cercanos también se enterasen de la orden del albino.

Bajó su mirada nuevamente al computador pero volvió a alzarla cerrando sus ojos y frotándolos con sus manos por la jaqueca que comenzaba a molestarle... seguramente la cerveza le calmaría.

________ La ecuación Humana ________
Spoiler:
avatar
Gilbert Beilschmidt

Fecha de inscripción : 20/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Jade Harley el Jue Sep 13, 2012 3:33 pm

- Una cerveza - afirmó con seguridad, anotando en la libreta y luego volviendo a mirarlo. Se convencía internamente de que el numero tras su oreja era producto de su imaginación, y si bien estaba tentada a verificarlo, el hombre la observaba fijamente a los ojos, y por cortesía para con todos sus clientes, no debía apartarla, decidida a concentrarse en la orden. El hombre comenzó a explicarle con sus manos y de forma casi seria un tipo de pan que deseaba comer, sus ojos yendo de las manos del hombre a sus ojos, atenta a lo que le explicaba. El hombre se rascó tras la oreja, y ella se llevó el lápiz a la boca, mirando el techo, pensativa. También sabía el nombre, pero le estaba costando recordar específicamente el nombre. Cuando dijo que aquí comió, lo recordo.

- Pan de canela! - exclamó con entusiasmo, terminando de llamar la atención del resto de clientes que escuchaban atentos la orden del hombre. Carraspeó ligeramente y su tono de voz se calmó, al igual que su emoción por el "descubrimiento" del nombre del pan. Ahora que, fugazmente lo pensaba, el acento del hombre era alemán, lo que daba probabilidad de que realmente fuera un experimento, pues en todas partes decía que eran de distintos lugares... No, no, debía concentrarse en la orden! Ya habría tiempo para ello, quizás. Parecía que le dolía la cabeza o que estaba preocupado por algo, quien sabe. - Tenemos medias lunas, pan de melón, gofres, anpan, hefekranz y scones. Por supuesto, también pan de canela. En la pagina 5 está la lista por si desea algún otro. Iré por la cerveza. - dijo entusiasmada, retirandose a dejar la orden de la cerveza. Al voltear, vio al pelirojo que había atendido hace un par de segundos llamarla, y se acercó con su animo de siempre; cuando hizo aquella pregunta sin acabar, rápidamente recordó las advertencias de Rinko. Si alguien deseaba saber sobre un experimento, lo más probable era que deseaban entregarlo, pues si alguien le temía a uno, huiría, y si deseaba ayudarlo, se acercaría directamente al experimento, tal como Rinko había hecho con ella; su entusiasmo no debía llamar la atención, y debía cuidarse siempre de parecer sospechosa, y ya que le había preguntado, tenía la certeza de que el peliblanco si era, efectivamente, un experimento. Decidió hacerse la desentendida, como si no hubiera escuchado la pregunta, reclinándose un poco más frente a él para oírle mejor. - ¿Uh? ¿Un qué?... - susurró, manteniendo el secretismo. Fue entonces cuando la orden de la cerveza estaba lista, y le pidio disculpas para retirarse y entregar la jarra de cerveza al hombre. En su fuero interno se encontraba feliz, era el primer experimento que encontraba, cuál sería su código? cómo logró escapar? Había tantas cosas que deseaba preguntarle... Pero por lo menos ahora debería ser cuidadosa de cubrirlo, y cubrirse a si misma, también.

- Aquí esta su cerveza - dijo, pasando la jarra de la bandeja a la mesa, algo apartada de la portátil. - ¿Ya haz escogido que pan des-

De pronto comenzó a sentir un fuerte dolor de cabeza, llevándose la mano a ella. Se aseguraba a si misma que se le iba a quitar. Le pidió un par de minutos al peliblanco y comenzó a andar hacia atrás, dirigiéndose a donde estaban los baños para refrescarse, pero a cada paso el espacio se deformaba, se movía con ella y se sintió incapaz de seguir. Por qué sucedía esto? Habían tantas cosas que hacer... A mitad de camino cayó de rodillas, sujetándose la cabeza y de una mesa cercana, un agudo pitido en sus oídos. Qué pensarían los clientes? Que haría el pelirojo ahora? Dirigió una mirada de preocupación al peliblanco, realmente quería hablar con él, pero no podía pensar en nada con ese dolor de cabeza, pues era insoportable. No supo en qué momento, pero acabó recostada en el piso, viendo las patas de las mesas y las sillas, todo borroso, los sonidos del lugar como un murmullo que se iba apagando, siendo apenas consciente de lo que sucedía. Alguien sabría que estaba sucediendo? Alguien la ayudaría? Y aquél dolor de cabeza no pasaba...

Off: introduciendome repentinamente en el evento del foro °v°)/

________ La ecuación Humana ________
avatar
Jade Harley

Fecha de inscripción : 23/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Matt el Vie Sep 14, 2012 1:25 am

Ya que el albino parecía volcar la mayor parte de su atención en la laptop, cuando no en su ruidosa conversación con la mesera, Matt asumió que no le pondría la menor atención al resto de la cafetería, mucho menos a alguien sentado tras él. Por lo demás, si ya se instalaba con la computadora y ordenada algo de comer, debía tener intención de quedarse un buen rato. Blanco localizado y en la mira...

Usando el teléfono por sobre la mesa ahora, leía con calma la respuesta de su superior, detallando en un modo bastante claro y conciso posibles acciones a tomar. Beilschmidt no era de sus blancos, después de todo, sólo lo reconocía por ser un chiste entre los cazadores y casi un mito en internet, entre gente que hacía un escándalo de avistar experimentos. El mensaje, aunque coherente, no dejaba de confundirle: "- Objetivo peligroso, entrenamiento en combate militar. Proceder de forma directa: demasiado arriesgado. Seguirle: mala opción, estratega táctico, lo notaría muy fácilmente. El sujeto es susceptible a las amenazas, y escapará o luchará ante la más mínima sospecha. Elemento sorpresa: Invítalo a salir, beber un café, seducirle, darle tu número, le desconcertará, bajará su guardia. ~ K.S." Esta vez, Matt tuvo el tacto y la decencia de esperar a que la mesera hubiese pasado de largo (sin siquiera entender de qué le estaba hablando; debía ir distraída) para dar su cabeza contra la ventana otra vez. No. Definitivamente no. No estaba calificado. Estaba flaco, se le veían un tanto las costillas y tenía pecas en la espalda, lo cual, a su parecer, le hacía inapto para esas tareas.

Regresó el mensaje, mas no pudo esperar una respuesta antes de notar el extraño comportamiento del albino. Se rascaba la marca, mucho... un recordatorio ignorado pasó por su mente y, de forma lenta y tentativa, Matt revisó la fecha y la hora en su teléfono. ¿Ya era ese día...? Oh, joder, le había caído encima el día de la renta y se había olvidado por completo de todo lo demás. Pero no había motivo de pánico, ¿cierto? Tenía claro que estaba viendo directamente a un Experimento, seguramente ya empezaría a notar otros comportamientos, nada fuera de protocolo y tendría algo que reportar... pero no fue él en quién vio efecto alguno, más que ese rascar constante. Fue la muchacha quien cayó.

Otro experimento. El empleado de Pentex soltó su cono de helado y se alzó de golpe, Pero ella parecía tan normal, tan agradable, no podía...

Debía actuar rápido. La súbita caída de la muchacha que antes andaba casi a saltitos por el café preocupaba a más de alguno, lo cual implicaba atención, acercarse a revisarla, lo cual a su vez implicaba que alguien podría ver la marca que por seguro tendría tras su oído. Aprovechando que el resto del personal salía de detrás del mostrador para ver qué sucedía, Matt pretendió encaminarse al baño para meterse a la puerta contigua, justamente la del personal. El resto del lugar parecía pequeño; un pasillo corto, una puerta que presumía ser la de la cocina, un baño y un depósito. Siguió de largo al fondo de éste en busca de la caja de luces al fondo de la habitación, ya no decorada acogedoramente sino mostrando el concreto puro y frío. El francotirador abrió la tapa de plástico y bajó cada una de las pequeñas palancas rojas, apagando por secciones todas las luces del local. Enseguida buscó a su alrededor con la mirada, necesitaba algo contundente... acabó por tomar un extintor, el cual levantó dificultosamente para golpear la caja completa de fusibles, aboyando y quebrando los interruptores, haciendo imposible que muchos volviesen a encenderse.

Hecho eso, dejó el extintor en el suelo y echó a correr de regreso por el pasillo a la cafetería ahora oscura. Al pasar, se aseguró también de jalar de la alarma de incendio; eso sería suficiente distracción para todos.

[Creo que ya se ve qué parte nos tocó a todos haha :'D Perdón por lo largo tambiéennnn]

________ La ecuación Humana ________
avatar
Matt

Fecha de inscripción : 16/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Dom Sep 16, 2012 12:19 am

[voy a escribir mas chiquito que ustedes dos! JUM]

Fuera e la picazón detrás de su oído, no presentaba mayores problemas. Y con la cerveza frente a si todo pareció desvanecerse. Si, el problema era que tenía sed y hacía días que no probaba una cerveza fría. Distraídamente mientras bebía volvió a rascarse, pero feliz con su cerveza ni lo notó. Era completamente ajeno a que lo observaban, así como a que exponía su marca descuidadamente, incluso de haberlo sabido no le habría importado.

Estiró sus piernas bajo la mesa subiendo la que tenía mala sobre la silla opuesta dejando estirada la rodilla herida, ya cicatrizada pero a falta de atención debida y la operación pertinente para reconstruir la articulación, solo sanó de manera incorrecta , ya ni siquiera le dolía pero le dificultaba moverse con normalidad al no poder apoyar peso en ella. Sus dedos vendados recorrieron el borde de la jarra de vidrio mientras sonreía mirando las actualizaciones de los blogs.

Cuando la joven volvió le dedicó una sonrisa amplia abriendo sus labios para responderle pero enseguida se borró de su rostro cuando ella retrocedió al parecer en un colapso. - ¿Te encuentras bien...? - ella pareció no escucharle por lo que bajó su pierna y se levantó para asistirla, muchos de los clientes solo miraban sin meterse, solo los empleados se acercaban a la chica y el albino preocupado. Apenas había llegado a ella arrodillándose sobre su rodilla buena cuando las luces se apagaron. Automáticamente el albino se tensó mirando a su alrededor analizando cada persona y reacción, ya todo le sonaba extraño y en especial la reacción de la joven. Le tomó la temperatura con el reverso de sus dedos y el simple contacto de la piel de la joven con el del meñique, único dedo que no estaba vendado, le hizo estremecerse. Repentinamente sentía la necesidad de moverse, de hacer todo lo que tenía planeado, tenia...

La alarma de incendios le hizo alertarse cortando cualquier tipo de pensamiento. El corte de luz y ahora la alarma de incendios... era bastante obvio que algo no estaba bien. La gente comenzó a salir corriendo del local incluyendo algunos empleados mientras otros intentaban averiguar que ocurría y donde era el incendio. El albino tomó a la joven de debajo del brazo para levantarla - Vamos, linda. Salgamos de aquí que parece que esto se incendia el lugar. - observó sus cosas a una mesa de distancia y levandando a la joven parándose él, ayudándose con una silla para avanzar y solo cerrar su computador y de un jalón sacarle el cargador y ponerla bajo su brazo. Pese al problema en su rodilla, parecía no tener problema en cargar a la joven sujetándola por debajo de los brazos afirmándose en su cintura. Embebido con energía y el entusiasmo suficiente en su arrogancia se creía más que capas de ayudar él solo a la simpática joven.

________ La ecuación Humana ________
Spoiler:
avatar
Gilbert Beilschmidt

Fecha de inscripción : 20/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Jade Harley el Miér Sep 19, 2012 8:54 am

Las luces se habían apagado de pronto, y podía ver las siluetas de los pies rodeándola. Torpemente se llevó sus manos a sus oídos, en parte porque le dolían demasiado y en parte porque no quería que revisaran tras su oído. Qué haría si en el trabajo la descubrían? Tendría que mudarse y buscar un nuevo trabajo, y le agradaba estar ahí. Oh, y el pelirojo, y si la descubría? Y si descubría al peliblanco? Era obvio que sus intenciones no eran para nada buenas, pero torpemente podía pensar en algo, el pitido en sus oídos siendo insoportables, respirando agitado y escuchando la alarma de incendios. Sería realmente la alarma? Con aquel ruido en sus oídos era difícil distinguir cualquier cosa, mientras oía suaves repiqueteos en su oído que se pegaba al suelo, probablemente eran los pasos de las personas que comenzaban a huir. Estaba bien, así no notarían nada, pero si de verdad era un incendio se iba a calcinar ahí dentro. Se sumió en la inconsciencia, como un profundo sueño que se iba a negro, solo un par de segundos que le parecieron eternos cuando sintió el tacto de alguien sobre su frente... cuando recién lo sintió, pues en realidad había estado ahí por algunos segundos más. Abrió lentamente sus ojos, moviendo la cabeza para ver de quien se trataba; era el peliblanco quien la ayudaba, e interiormente se alegraba de que el pelirojo no le haya hecho nada. Por suerte su cabeza no dolía tanto, y aunque su visión aún era increíblemente borrosa, no sentía que sus oídos explotarían si se movía. El peliblanco la ayudó a levantarse, y no logró reconocer por completo la ligera molestia que le provocaba eso, ella podía levantarse sola, cómo no iba a poder? Tenía sus piernas y brazos en perfecto estado, no como aquel peliblanco.
Un momento, por qué pensaba esas cosas del peliblanco? Se sintió confundida, aquel dolor de cabeza no la hacía pensar con claridad. Decidió tomar la computadora para ayudarle mientras salían. Afuera la esperaban sus compañeros que llamaban a la policía para informar del extraño incidente y le preguntaban por su salud, dándole las gracias al peliblanco mientras le ofrecían un puesto a ambos para que descansaran. Su dolor de cabeza disminuía muy lentamente, pero aún no podía ver con claridad.

- Acércate, por favor... - le pidió con voz cansada y en un murmullo al peliblanco. Aquel dolor de cabeza la había "apagado" casi por completo.- El pelirojo... El pelirojo quiere entregarte... ¿Dónde está él?... - murmuró, volviendo su cabeza a todas partes, debía encontrarlo! pero gimió suavemente, llevandose una mano a su cabeza. - Pero me... ehm, alegra?... si, esa es la palabra. Me alegra haberte encontrado, gracias por ayudarme... Y me alegra que estés bien... un poco - dijo, refiriendose a las heridas que le dificultaban la movilidad, dedicándole una sonrisa cansada.

________ La ecuación Humana ________
avatar
Jade Harley

Fecha de inscripción : 23/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Matt el Jue Sep 20, 2012 3:03 am

Paso 1: Generar distracciones. Era más conveniente que sólo él supiese de la presencia de los dos experimentos, de los contrario los escenarios que manejaba se volverían impredecibles, y le gustaba mantener el control sobre las cosas. Ese paso estaba completo.

Paso 2: Asegurar vigilancia sobre los experimentos. De momento no contaba con mucho, había estacionado el auto hace cuadras, antes de llegar al centro, donde no habría lugar para ponerlo, y allí tenía casi todas sus cosas... ¿qué tan mala suerte podía tener? Tenía cámaras con las que podía seguirles desde una cómoda distancia. Tenía bugs de audio que podía pegarles a la ropa. Tenía armas de fuego mejores que la penosa pistolita de bolsillo que comúnmente llevaba metida en su bota derecha. Por no nombrar alguna que otra bomba de fabricación casera... tenía mil y un juguetes geniales, la mayoría de los cuales ni siquiera había tenido oportunidad de usar desde que estaba en Nueva York, y en el momento en que podían serle útiles, no los tenía encima. En resumen, una catástrofe.

En fin, debía trabajar con lo que tenía. Al volver al frente del local vió a los comensales ya evacuando el sitio y decidió en contra de verse entre ellos, regresándose a la parte trasera. Primero la muchacha, supuso, buscando entre las pertenencias del personas, a ver cual sería su bolso o su chaqueta... descartó toda la ropa masculina, luego aquella que era de tallas demasiado grandes. Buscó, después, bolsos que tuviesen estuche para gafas, o el tipo de pañuelos que se usaban para limpiarlas. Eso le dejó un bolso que revisar, pero ningún teléfono celular dentro... suspiró. No tenía muchas opciones, sabía que aún si tuviese más tiempo para pensar, llegaría a lo mismo. Sacó uno de sus teléfonos celulares, aquel gris que hace minutos utilizaba, y redactó un último mensaje: "Cambiaré de número, jefe, lo contacto en 3 horas exactamente. Descarte éste, no responda." Enseguida borró la memoria, formateando el teléfono de todo contenido, y lo dejó dentro del bolso. Solo podía esperar que la muchacha no lo tirase a la basura o algo así...

Paso 2 y medio: Buscar un modo de vigilar al albino. No podía robarle la laptop ni nada, acercarse era una mala idea. Tendría que ver eso luego.

Paso 3: Salir sin ser detectado. Eso no debía ser problema, recorrió el interior algunas veces en busca de una puerta trasera... y no encontró ninguna. Por supuesto, por algo todos habían salido por el frente. Bueno, paso 3, plan B: Matt tomó una hoja de papel del libro de asistencias y horarios de los empleados, el primer objeto plástico que encontró (una bolita de plástico barato fue su elección), y un cortauñas de uno de los bolsos. Con el cortauñas destrozó la bolita, poniendo el picado de plástico sobre la hoja de papel, la cual arrugó formando una bola irregular. Torció la unión que cerrada la bola como si fuese la mecha de una bomba y, saliendo al frente de la cafetería, le prendió fuego con su encendedor. Aventó la bomba casera por la puerta abierta, y en segundos comenzó a formarse una nube de humo espeso. Para entonces, el pelirrojo ya envolvía su mano con un paño repasador y golpeaba una pequeña ventana lateral, rompiéndola sin lastimarse para escapar por la abertura, saliendo a una calle estrecha entre edificios.

________ La ecuación Humana ________
avatar
Matt

Fecha de inscripción : 16/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Vie Sep 21, 2012 9:09 pm

Salió con la chica dejando atrás los dos bolsos con sus pertenencias y ropa, pero al menos con su computadora que era lo más importante que poseía en ese momento con él, junto con su celular. La ayudó a avanzar hasta que ella pareció recuperarse lo suficiente como para caminar, igualmente la sostenía del brazo por cualquier desconmpensación. Una vez fuera no aceptó el asiento inclinándose hacia la joven que parecía susurrarle algo, sus cejas blancas se tensaron y se juntaron un poco entre sus ojos al escuchar lo que le decía sobre el pelirrojo.

No lo notó, pero la picazón había desaparecido de detrás de su oreja. Buscó con la mirada al pelirrojo mientras escuchaba a la castaña inclinándose hacia ella para poder susurrarle también. - ¿Cómo sabes...? - negó con la cabeza y suspiró, quizás ella fuese también un experimento... realmente él no tenía mucha idea del tema ni quería involucrarse, sus intereses en ese momento eran otros. Solo asintió y buscó en su bolsillo su celular. - No te acerques a él, no te preocupes por mi pero gracias, linda. A todo esto ¿Te encuentras bien? - su voz se volvió un poco más normal en volúmen aunque igual de cascada que siempre y con el normal acento alemán que poseía que parecía ya grabado a fuego en él pese a estar ya más de 3 años en Estados Unidos.

La bomba de humo le alarmó y sujetó a la joven de la cintura apartándola del lugar de un empujón cayendo con ella al piso cubriéndola con su cuerpo. Emitió un ligero quejido por su rodilla al caer, pero cubriendo parte del golpe de ella con su brazo y cuerpo, el romper del vidrio le hizo tensárse como si esperase el explotar de una bomba y no solo el llenarse de humo del lugar. Ladeó el rostro observando al pelirrojo correr calle arriba, lo siguió observando hasta perderlo de vista. Enseguida se dio cuenta de lo que había hecho y de como había tratado a la joven por lo que se apartó arrodillándose en su rodilla buena y ofreciéndole ayuda para levantarla - Ah... lo siento... creí que algo explotaría o algo... Kse... como en las películas o algo. - comentó intentando excusarse sin dejarse en evidencia. - Ah.. me llamo Gilbert... -

________ La ecuación Humana ________
Spoiler:
avatar
Gilbert Beilschmidt

Fecha de inscripción : 20/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Jade Harley el Mar Sep 25, 2012 7:04 pm

El peliblanco se vio algo... contrariado al advertirle sobre el pelirojo, aunque no le dio mucha importancia. Quizás él no quería saber nada de los otros experimentos? Sería una lástima si así fuera, pero no podía obligarlo a nada.
- Quería confirmar conmigo si realmente eras un experimento. Me preguntó por el tatuaje, y aprendí que preguntar por ello no es bueno - le susurró, mirando a su oído y luego dedicándole una sonrisa que dejaba ver sus dientes. Cómo se llamaba esa emoción? "Estar apenado"? Se sentía cabizbaja por el hecho de que lo hayan reconocido y probablemente a ella también. Lo había visto en las películas, "estar apenado" era bajar la cabeza, guardar silencio y otras cosas, pero no lograba comprender, así que decidió poner su atención en el celular del peliblanco y en los alrededores, por si el pelirrojo aparecía, aunque no tenía certeza de qué haría en ese caso. Ni una señal del hombre, hasta que el peliblanco preguntó por ella. - Estoy mejor, muchas gra-
No alcanzó a completar la frase cuando la sostuvo de la cintura y la arrojó al suelo de un empujón, cubriéndola de... algo, no sabía bien, pero también había alarmado a los demás pues escuchó sus gritos. Al parecer había sido impresión de todos, una falsa alarma, ya que escuchó a la gente murmurarse cosas, dudosos de algo, mientras la policía llegaba a calmar la situación. El peliblanco observaba algo atentamente, y aunque intentó ver qué era, el objeto de su atención había desaparecido. Se apartó y ella se reincorporó con cuidado; él había hecho algo muy arriesgado para protegerla de "algo", considerando que la movilidad del hombre era dificultosa. - ¿Explotar? - ladeó su cabeza y pudo ver el humo que salía, mientras los policías tenían cuidado al ingresar. También vio una ventana rota, probablemente no había escuchado el ruido de los vidrios por los gritos de los presentes y la llegada de la policía. - ¿Estás bien? Debo ayudarte - exclamó con energía, levantándose y tomando sus manos para ayudarlo, con cuidado pero con su entusiasmo de siempre. Recordó de pronto que no debía tocar a la gente, y soltó con tanta velocidad como pudo sus manos; además, ella misma sentía un extraño sentimiento de... superioridad? al contacto del hombre. - Gilbert, mucho gusto! Soy Jade - le dijo, sonriendole. No podía ocultar lo entusiasmada que estaba por tener una charla con él, pero y el pelirrojo? Habían tantas cosas que quería hacer que no sabía por cuál empezar. - Ah, y si el pelirrojo vuelve? Perderé mi empleo?! - exclamó, mirándolo con asombro. - Oh, lo siento... tus heridas! - volvió a exclamar de pronto, mirando sus brazos; tanto que hacer! Empezó a jugar con sus dedos un rato, para luego mirar a Gilbert. - Lo siento, hay mucho qué hacer, hay tanto que yo... Gilbert... - comenzó, aunque luego dudó de lo que iba a decir. Habló lentamente, dándole tiempo al hombre de negarse a su proposición antes de hacerla. - ¿Sería un problema para ti hablar conmigo? Hablar sobre... experimentos, claro - dijo, susurrando lo último y mirando al suelo. - No sé si estés interesado y por eso debía preguntarlo. Antes me gustaría que salieramos de este alboroto . ¿Dónde ir? ¿Y si ese pelirrojo vuelve? Ah, Rinko se preocupara... - empezó a hablar consigo misma, balbuceando varias cosas hasta que su volumen disminuyó hasta ser nada y se detuvo, volviendo su vista a los ojos de Gilber con atención y esperando una respuesta.

________ La ecuación Humana ________
avatar
Jade Harley

Fecha de inscripción : 23/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Día normal [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.